Pinturas Rupestres y Dólmenes Visitad@s

Listado de pinturas visitadas

 1 - Los Órganos                                                                 2 - Vacas del Retamoso

 3 - Cueva de Los Muñecos                                              4 - Collado de la Aviación

 5 - Tabla de Pochico                                                         6 - Cueva Arroyo de Los Arcos

 7 - Collado de La Ginesa                                                  8 - Barranco de La Cueva

 9 - Prado del Azogue                                                       10 - Cueva de La Mina

11 - Peña Escrita                                                               12 - La Batanera

13 - Abrigo de La Serrezuela                                         14 - de Los Soles

15 - Petroglifos Barranco de La Tinaja                        16 - Poyo de La Mina

17 - Cueva de Los Herreros                                            18-  Dolmen Cerro Veleta

19 - Cueva de La Graja                                                     20 - de La Graja de Jimena

21 - Toros del Prado del Navazo                                    22 - Campano

23 - Cazadores del Navazo                                              24 - Abrigo de Lázaro

25 - Cocinilla del Obispo                                                  26 - Abrigo de las Figuras Diversas

27 - Medio Caballo                                                            28 - Dos Caballos

29 - Arquero de Los Callejones Cerrados                     30 - Replica Cueva de Altamira


Listado de Dólmenes visitados

 1 - Otiñar                                                                             2 - Gorafe


     Pinturas en Sierra Morena

Despeñaperros y Aldeaquemada

                 Los Órganos (Piedra Galana)

Despeñaperros

Las pinturas están protegidas por una visera y se hallan en un alisamiento vertical de la roca. La primera figura, describiendo la escena de derecha a izquierda, es un antropomorfo bitriangular muy desvaído con las manos alzadas (cuatro dedos por mano). A continuación y en posición algo más elevada hay un cérvido, con cabeza, falo, cola y una gran cornamenta ramiforme (con quince puntas). Muy cerca del zoomorfo se localiza un antropomorfo bitriangular con tocado tipo oculado, que tiene los dedos indicados en pies y manos. Junto a la anterior encontramos otro antropomorfo bitriangular con tocado tipo oculado, con los dedos indicados en pies y manos, con el cuerpo de menores dimensiones que el anterior pero con la cabeza más grande. La diferencia fundamental que existe entre estos dos antropomorfos, aparte de su distinto tamaño, radica en el tocado sobre la cabeza. Efectivamente la figura mayor, un antropomorfo masculino, tiene los "rodetes" separados de la cabeza y dos "barritas" horizontales paralelas por debajo a cada lado; mientras que su compañera presenta tres "barritas" a cada lado y los rodetes tocando la cabeza y los penachos superiores. A la izquierda hay una serie de figuras diversas.

Información sacada de www.arqueomas.com


                     Vacas del Retamoso

Despeñaperros

Conjunto I: se encuentra en la base de la zona nororiental de los cortados de la cumbre, en un ángulo saliente. La escena principal está formada por un rectángulo que inscribe a un ramiforme y que se superpone en uno de sus ángulos a un cáprido de cuerna alargada y casi vertical. A la derecha hay un esteliforme y una figura reticulada encerrada en un desconchón.

Conjunto II: este conjunto se ubica en un tramo de pared más o menos protegido de la intemperie que precede al covacho principal. Se distinguen diez grupos de pinturas dispuestos sin solución de continuidad de entre los que destaca el grupo 2 que incluye un sol cuyos rayos acaban respectivamente en puntos.

Conjunto III: se ubica en el fondo y en la pared derecha de un gran covacho de 9 m de anchura, 6 m de altura y 8 m de profundidad. Se distinguen distintos grupos de pinturas de entre los que destaca el grupo 2 compuesto por dos figuras en forma de U invertida, entre las que se sitúa una barra, una figura en phi, un ancoriforme y dos antropomorfos incompletos.

Conjunto IV: es el conjunto principal. Se encuentra a la derecha del covacho, en un alisamiento vertical de la roca, sobre un poyo rocoso sin protección natural. En la parte superior del sector 2 se observan varias digitaciones dispuestas en arco alrededor de un punto, una barra inclinada con arcos entrelazados, un zigzag, un ramiforme vertical asimétrico que enlaza en la parte inferior con dos barras y una serie de puntos intercalados entre ellas, una especie de flecha horizontal con dos puntas y con tracitos verticales bajo el eje y tres antropomorfos: uno de cuerpo bitriangular y brazos en asa, otro en doble Y, y otro de aspecto bitriangular portando un instrumento. En la zona inferior, además de varias barras, puntos y manchas, se sitúa una figura de aspecto bilobulado, tres antropomorfos: uno de brazos levantados con cabeza redondeada, otro formado por los contornos de la cabeza, brazos y extremidades inferiores, y otro con indicación de la cabeza, tronco fino, extremidades inferiores cortas y abultadas y doble trazado de los brazos en X. Numerosos soles y tracitos finos se esparcen alrededor y sobre una figura pectiniforme. En el sector 3, apenas separado de la anterior por una fractura de la pared, se acumulan un buen número de figuras entre las que predominan las barras, los puntos, varios pectiniformes de gran tamaño y ramiformes.

Conjunto V: se encuentra en una cueva alargada de 1,2 m de anchura por 2,5 m de altura y 6 m de profundidad. Se distinguen distintos grupos de pinturas de entre los que destaca el número 2, aunque mal conservado y recubierto por una pátina negruzca. Está compuesto por dos cruciformes, situados en la parte superior, y un antropomorfo oculado con indicación de brazos y piernas (con dedos) y cuerpo bilobulado.

 Conjunto VI:situado en una inflexión de la pared, sin protección natural, está formado por barras y distintas figuras. Información sacada de www.arqueomas.com


                     Cueva de los Muñecos

Despeñaperros

Con esta denominación se conoce popularmente un abrigo rocoso que forma parte del farallón donde se emplazó el famoso santuario ibérico del "Collado de los Jardines". La única figura que incluye este abrigo es un cérvido de color negro que parece correr y saltar dirigiéndose hacia la izquierda, en un plano horizontal con respecto al suelo. Las extremidades inferiores sólo están representadas una por par y con tres pequeños apéndices la pata trasera. La cornamenta de cuatro puntas, paralela al cuerpo del animal, de la que al igual que las patas solo se representa una de sus astas, realza la expresión de movimiento. En general, esta figura se aparta del estilo típico del resto de los abrigos de la zona. Su estado de conservación es muy deficiente, al haber sido impregnada la superficie rocosa con una sustancia que la está deteriorando progresivamente. 

Información sacada de www.arqueomas.com


                    Collado de la Aviación 

Despeñaperros

Está compuesto por distintas figuras ramiformes localizadas en las paredes de un abrigo rocoso. Se encuentra debajo y en la parte izquierda del mirador del Barranco de Valdeazores. Información sacada de www.arqueomas.com


                        Tabla de Pochico

Aldeaquemada

A la derecha del abrigo se encuentra el grupo principal, compuesto por las figuras de cuatro cérvidos de estilo seminaturalista y un cruciforme de estilo esquemático de color ocre rojizo. Los cérvidos, de los que probablemente tres sean machos y uno hembra, corren hacia la derecha, dos de ellos con venablos clavados en el lomo. En el centro del abrigo se observa la figura de dos cérvidos de estilo seminaturalista, sumamente desvaídos, el superior de color rojo claro y el inferior de color ocre rojizo. A la izquierda del anterior se observa la figura de un cérvido hembra seminaturalista, de color ocre rojizo, que camina hacia la izquierda con un venablo clavado en el lomo. Finalmente, en la parte inferior de la roca, puede localizarse un interesante grupo de antropomorfos de estilo esquemático de color ocre oscuro. Información sacada de www.arqueomas.com

 


                 Cueva Arroyo de los Arcos

Aldeaquemada

Se distinguen dos conjuntos de figuras de estilo esquemático, integrados a su vez por varios grupos de pinturas. El primer conjunto está compuesto por distintos restos de figuras, en deficiente estado de conservación por los abundantes desconchones de la roca soporte, entre las que destacan polilobulados, zigzag, bitriangulares, barras, puntos y otras de tipología indefinida. Unos metros a la izquierda del anterior se encuentra el segundo conjunto, también en mal estado de conservación. Destaca en él, en el ángulo superior izquierdo y adaptándose a un saliente curvilíneo de la roca, un ramiforme constituido por un gran trazo en forma de T con cinco pares de trazos paralelos ligeramente caídos adosados a ambos lados con una serie de puntos en sus extremos. Abajo y a la derecha de la figura anterior se observa una extraña figura, de tipología indefinida, que se asemeja a un cuatro dibujado al revés y algunos trazos, puntos y restos de dos antropomorfos.

Información sacada de www.arqueomas.com


                      Collado de la Ginesa

Aldeaquemada

Se trata de un abrigo orientado al N-NO de unos 4 m de ancho por 2m de alto y 1 m de profundidad.

Grupo 1: está situado a la izquierda del abrigo a 80 cm del suelo. Lo forman dos antropomorfos, uno ancoriforme y otro golondrina, con dos barras horizontales y paralelas entre el tronco y los brazos.

Grupo 2: se encuentra a 90 cm a la derecha del anterior y a 1,25 m del suelo. Está integrado por tres antropomorfos de tipo golondrina con el mismo dibujo de barras horizontales.

Grupo 3: está formado por un pectiniforme con apéndices sinuosos muy mal conservado.

Grupo 4: se encuentra a 1,15 m a la derecha del grupo 2, en un panel perpendicular al fondo. Lo componen cinco antropomorfos, cuatro de ellos ancoriformes y uno golondrina.

Se observa una distribución espacial intencionada ya que las figuras con las barritas horizontales se situaron en la pared del fondo, mientras que las que no las poseen, cuyo número es coincidente, se plasmaron en la pared de la derecha.

Información sacada de www.arqueomas.com


                     Barranco de la Cueva

Aldeaquemada

El conjunto  se encuentra situado en un panel protegido por una amplia visera. En la parte superior derecha hay una barra de color rojo claro, más abajo una serie de puntos en rojo casi marrón y algunos otros en rojo claro. Un poco más abajo y hacia la derecha aparece un grupo de trazos ligeramente arqueados en color rojo oscuro. Ligeramente hacia la izquierda aparece una barra en rojo claro, un antropomorfo ramiforme junto a tres barritas, todo en rojo claro y un antropomorfo en doble Y, también de color rojo claro, junto a una serie de puntuaciones en rojo oscuro. A 1 m a la izquierda, aproximadamente, y ocupando la parte central del panel hay un ramiforme de tamaño grande junto a antropomorfos de tipo ancoriforme, todos en color rojo oscuro. Más abajo pueden verse una serie de barras en rojo oscuro y claro, y otro antropomorfo del tipo doble Y, éste en color rojo claro. Cerca del ramiforme hay una pequeña escena compuesta por tres antropomorfos típicos simples acéfalos, de color rojo oscuro que se superponen a dos figuras en X, éstas de color rojo claro. Al lado hay un antropomorfo cruciforme de color rojo oscuro, casi marrón, que presenta la curiosa peculiaridad de tener en su brazo izquierdo seis trazos finos que bien pudieran representar los dedos de la mano y, al final del trazo vertical que forma el tronco, cuatro trazos finos como los anteriores. Junto a esta figura hay un antropomorfo simple en rojo oscuro.

Información sacada de www.arqueomas.com


                       Prado del Azogüe

Aldeaquemada

Está compuesto por distintos paneles que se localizan en las paredes de diversos afloramientos de roca cuarcítica. El primer grupo está formado por dos cápridos seminaturalistas (superpuestos a cérvidos), de extremidades cortas, cuerpo desproporcionado y alargado y cuerna muy larga y vertical. El segundo grupo, de estilo esquemático, se encuentra en una pared vertical lisa. Destacan en él varios signos semicirculares en forma de U, barras, varios zoomorfos, puntos y ramiformes. El siguiente grupo, también de estilo esquemático, se encuentra a la izquierda del grupo anterior en un recinto cuadrangular. Lo forman varias agrupaciones de barras, algunas de fino espesor, varios antropomorfos simples y otros signos de tipología diversa.

Información sacada de www.arqueomas.com


                       Cueva de la Mina

Aldeaquemada

La morfología de la cueva se aparta de las características normales en Sierra Morena (abrigos o covachas poco profundas), ya que tiene una profundidad de 11 m y, en el fondo, un pequeño manantial de agua.

Grupos de la izquierda: observando desde la entrada hasta el fondo, se ve primero una barra de color rojo carmín, un ramiforme de color rojo claro, dos zoomorfos y dos grupos de figuras. En el primer grupo hay dos bilobulados, de uno de los cuales penden, de su parte superior, cuatro trazos finos, mientras que el otro presenta indicación de brazos en cruz (hay también otro antropomorfo de trazo fino con indicación de los brazos y una extraña cabeza de forma casi cuadrangular. En el segundo grupo, con una tipología similar al anterior, se observan varios bilobulados halteriformes, dos de ellos con indicación incompleta de los brazos y un antropomorfo ancoriforme (el color de estas figuras es rojo violáceo).

Grupos de la derecha: siguiendo el recorrido en sentido inverso (hacia la entrada) se observan, distantes entre sí, tres bilobulados halteriformes de color rojo claro y hacia la derecha, prácticamente en la boca, una gran figura antropomorfa de tipo golondrina con un trazo paralelo a uno de los brazos, también de color rojo claro. 

Información sacada de www.arqueomas.com


                          Peña Escrita

Fuencaliente

El panel 0, situado a la izquierda sobre una zona elevada, incluye tres motivos: un antropomorfo con el falo muy marcado, una figura animal (probablemente un ciervo) y tres barras verticales.

El panel 1, uno de los más llamativos y mejor conservados, se contabilizan veintisiete figuras, entre las que destacan siete parejas de antropomorfos. Se conoce como “la pared de las paridoras” pues las figuras femeninas aparecen agachadas, con las piernas flexionadas y abiertas, y bajo una de ellas se observa otra pintura que podría interpretarse como su descendencia. Junto a las parejas aparecen también antropomorfos aislados, representaciones de animales, soles y dos ramiformes.

El panel 2 incluye un total de catorce representaciones: antropomorfos, ramiformes y pectiniformes. El panel 3 está compuesto por siete figuras: una pareja de antropomorfos, un sol y una mujer bajo la que aparece un animal muerto.

El panel 4 está formado por veintiocho figuras: dos “paridoras”, una acéfala y otra con un tocado en la cabeza, un sol, un ramiforme, un pectiniforme y un amplio grupo de antropomorfos. El panel 5 incluye seis figuras entre las que destacan restos de dos antropomorfos y ramiformes. En el panel 6, situado en un bloque separado de la pared, se han documentado siete figuras de las que sólo dos, un antropomorfo y un halteriforme, son observables de forma más o menos clara.

Información sacada de www.arqueomas.com


                          La Batanera

Fuencaliente

Las pinturas aparecen agrupadas en tres conjuntos orientados al noroeste relativamente distantes entre sí. El panel 1, panel principal, está situado sobre un pequeño abrigo de casi tres metros de alto. Incluye treinta y cuatro figuras situadas en tres planos diferentes separados por grietas de la roca. Desde la parte superior a la grieta se observan cinco antropomorfos, dos zoomorfos y figuras de difícil interpretación. En la parte derecha del panel, muy afectada y cubierta de líquenes, destaca una figura formada por varios círculos concéntricos.

A unos 20 m a la derecha del anterior se sitúa el panel 2, que incluye tres figuras compuestas por líneas quebradas. A unos 10m del anterior se sitúa el panel 3, sobre una pared lisa prácticamente sin protección. En la parte superior sólo aparecen restos de pinturas de difícil interpretación ya que se encuentran muy afectadas por el agua. La parte inferior incluye cuatro figuras antropomorfas distribuidas alrededor de cuatro círculos concéntricos.

Información sacada de www.arqueomas.com


       Serrezuela de Pegalajar

Abrigo de la Serrezuela

Estos restos de pinturas rupestres nos llevan a plantear un inicio de la ocupación humana cuando menos, a partir de un Neolítico Antiguo Avanzado, y que se continúa durante la Edad del Cobre, momento en el que se produce un fuerte arraigo de los rituales de enterramiento colectivo, como los hallados en la Cueva de Aro. Las Cuevas de los Majuelos y Aro, están situadas al Norte de la población, junto a la carretera JV-3241 que comunica Pegalajar con Mancha Real, a escasos 500 metros del manantial de la Fuente de la Reja. Estas cuevas probablemente fueron ocupadas paralelamente en el tiempo.

Información sacada de "Pegalajar Historia y Patrimonio".


   Pinturas por la zona de Otíñar

Sierra Sur de Jaén 

                       Cueva de los Soles

Otíñar

Como en toda la Cueva de los Soles hay un montón de puntos de color rojo obscuro

 A la izquierda del ábside hay un antropomorfo con una serie de nueve puntos en vertical a su derecha, posible cuenta de las lunas del embarazo humano.

En la pared derecha hay un zooformo mas desvaído de color rojo.

Hay varias series de puntos. Información sacada de www.redjaen.es


            Petroglifos Barranco de la Tinaja

Otíñar

Un caso único lo constituye el Barranco de la Tinaja, que ofrece en sus diferentes estaciones las únicas representaciones de petroglifos que conocemos en la zona de Otíñar, si exceptuamos las cazoletas grabadas en cuevas como la de Los Herreros o La Cantera.Algunos de los motivos de El Toril se repiten en otros paneles del Conjunto Rupestre del Barranco de la Tinaja, como en los abrigos III y IV (círculos concéntricos), si bien es en esta cueva donde la treintena de figuras se presentan con una sorprendente insistencia, imagen favorecida por su grado de conservación. Su técnica y motivos convierten a este conjunto en excepcional dentro del contexto de la Alta Andalucía, apenas existiendo equivalentes salvo casos aislados como la Cueva del Encajero en Quesada, donde sin embargo no se alcanza la magnitud de este abrigo de El Toril, el cual incita a buscar paralelos en los grabados gallegos y portugueses. Información sacada de "Jaenpedia - Wikanda".


                        Poyo de la Mina

Otíñar

Amplio abrigo en la vertiente Noroeste del Cerro Veleta. Presenta diversas figuras pintadas en rojo oscuro que se encuentran en el tramo de la izquierda. Destacan barras, figuras zoomorfas, esquemáticos, cápridos, puntuaciones y restos. Son representaciones muy desvaídas y mal conservadas debido a la oxidación de la roca soporte. Quiebrajano, relieve montañoso, se encuentra catalogado dentro del Plan Especial de Protección del Medio Físico.

Información sacada de "Andalucia Cultura" Consejeria de educación.


                    Cueva de los Herreros

Otíñar

Es un abrigo orientado al Noroeste de 19 metros de anchura, 6 de altura y 8,5 de profundidad. Las representaciones se distribuyen por los ábsides de la cavidad o en torno a ellos. Las figuras son zoomorfas: cérvidos, posibles cánidos y antropomorfos esquemáticos, pectiniformes, reticulados, barras, puntos, manchas, restos. Los colores que presentan son: rojo carmín, oscuro. Cazoletas grabadas de pequeño tamaño muy erosionadas. Existen partes ennegrecidas por el humo, pátinas grisáceas. Esta cueva debe su nombre al hecho de haber sido utilizada como herrería en tiempos pasados. El estado de conservación de los distintos grupos de figuras es, en general, muy deficiente debido en unos casos al ennegrecimiento de algunas partes de la cueva, y en otros, por la misma disolución de la caliza tras la acción del agua. Quiebrajano, relieve montañoso se encuentra catalogado dentro del Plan Especial de Protección del Medio Físico.

Información sacada de "Andalucia Cultura" Consejería de educación.


                     Dolmen Cerro Veleta

Otíñar

Yacimiento en el que aparecen cerámicas a mano de la Edad del Cobre. No presenta estructuras en superficie, excepto un dolmen que apareció en la ladera, elaborado a base de grandes ortostatos de piedra, totalmente expoliado, que a pesar de estar descontextualizado, ha de estar relacionado con el posible asentamiento que existió en el cerro Veleta. En el interior del dolmen aparece una piedra esquemática. También aparecen algunos fragmentos de cerámica ibérica decorada. 

Información sacada de "Andalucia Cultura" Consejeria de educación.


     Comarca de Sierra Mágina

                       Cueva de La Graja

Jimena

Abrigo orientado al NE, de 6 m de ancho por 5 m de alto y 6 m de profundidad, con un pequeño habitáculo en el centro que divide la pared y el contenido pictórico en dos partes. Este conjunto es, dentro del estilo esquemático, el más importante de Sierra Mágina por su riqueza tipológica, la variedad de sus escenas y por su papel preponderante dentro del núcleo. El primer grupo, situado en el borde izquierdo del abrigo, lo integran una figura en forma de F y un ramiforme. El segundo grupo lo componen un zoomorfo y varios pectiniformes. El tercer grupo lo componen cinco antropomorfos de brazos en asa, tres con tocado, un zoomorfo y un pectiniforme. El cuarto grupo lo componen dos barras y un signo parecido a un antropomorfo en phi. El quinto grupo incluye una figura en forma de ángulo. El sexto grupo está compuesto por agrupaciones de barras y restos diversos. El séptimo grupo está compuesto por dos agrupaciones de meandros verticales, la superior asociada a dos antropomorfos de brazos en asa. En el centro aparecen dos antropomorfos de brazos en asa, gran cantidad de zoomorfos y un ramiforme. El octavo grupo, el más llamativo y mejor conservado del abrigo, lo componen diecisiete antropomorfos de tamaño diverso, catorce de brazos en asa, dos en phi y otro pequeño mal conservado. Hay además tres zoomorfos, un extraño oculado con una serie de trazos sinuosos que salen de su parte inferior, un pectiniforme y una serie de trazos. A pesar de las diferencias cromáticas y de tamaño el grupo parece girar en torno al oculado, distinguiéndose las dos grandes figuras con tocado de plumas y adornos en el cuello ubicadas en una pequeña hornacina. El noveno grupo lo componen cuatro antropomorfos de brazos en asa, tres de ellos con tocado, un zoomorfo y un pectiniforme. El décimo grupo lo componen tres antropomorfos de brazos en asa, dos pectiniformes de distinto tamaño y dos agrupaciones de puntos. El onceavo grupo lo forman una figura en phi y un reticulado. El decimosegundo grupo lo componen cuatro antropomorfos de brazos en asa y restos de barras. El decimotercer grupo lo componen tres antropomorfos con brazos en asa, uno de ellos acompañado por dos cápridos conformando una escena de pastoreo. El decimocuarto grupo lo integran tres antropomorfos de brazos en asa, dos de ellos formando una pareja de desigual tamaño. El decimoquinto grupo está formado por tres zoomorfos de reducido tamaño. El decimosexto grupo, muy deteriorado, lo componen figuras reticuladas, zoomorfos y restos diversos. El decimoséptimo grupo incluye una única figura antropomorfa de brazos en asa. 

Información sacada de www.arqueomas.com


               Abrigo de La Graja de Jimena

Jimena

Se trata de una ligera inflexión cóncava de la pared orientada al N. El conjunto está formado por tres pequeñas agrupaciones entre las que destaca el primer grupo compuesto por un ramiforme vertical y tres barras.

Información sacada de www.arqueomas.com


Pinturas en la Sierra de Albarracín

El Rodeno

                Toros del Prado del Navazo

Albarracín

Se trata de una de las estaciones más im­portantes del conjunto de Albarracín. Presenta un gran panel de 4,2m de longitud por 1,4m de altura. En el abrigo se han catalogado 19 re­presentaciones, con 9 bóvidos, 1 équido, 4 cua­drúpedos indeterminados y 5 antropomorfos. Las figuras se han dispuesto, articuladamente, en frisos, evidenciando un proceso de acumu­lación figurativa en diferentes momentos. Las representaciones más destacadas del conjunto son los grandes bóvidos, algunos de los cuales llegan a alcanzar los 70cm de longitud. Presen­tan ciertas convenciones estilísticas de gran per­sonalidad: los cuernos están representados en perspectiva torcida en forma de creciente lunar; presentan cuerpos muy largados y patas muy cortas, con la indicación de las pezuñas. Los an­tropomorfos son muy dinámicos, tres de ellos son arqueros en posición de disparo, uno lleva un objeto alargado, y el último es muy esque­mático y está en visión frontal. Todas las figuras son de color blanco-amarillento, a excepción de un toro y de un arquero negro.

 Las pinturas de animales han sido realizadas con tintas planas, mientras que las figuras hu­manas han sido realizadas con trazos lineales.

  Se ha señalado la existencia de tres fases, o momentos decorativos distintos, atendiendo esencialmente a cuestiones de índole cromá­tica, aunque la ejecución se habría realizado en un breve espacio de tiempo. Como la mayoría de las pinturas de Albarracín, son atribuibles al Neolítico (7000-4500 años antes del presente).

Información sacada del Parque Cultural de Albarracin.

 


                          Tio Campano

Albarracín

El abrigo fue descubierto, en 1981, por O. Collado y publicado por E. Piñón en 1982.

 Las representaciones, todas ellas pinturas pardo-rojizas, se disponen en un panel de forma triangular, de 95cm de longitud. En la parte izquierda del panel, aparecen los posibles restos de un cuarto trasero de un cuadrúpedo. Por debajo, aparece un caballo con las patas en disposición oblicua, de cuyo hocico parte un trozo lineal en dirección descendente, junto al cual hay otra figura de difícil interpretación, qui­zás un antropomorfo. Ambas figuras formarían una posible escena de domesticación. Por de­bajo, y a la izquierda del caballo, hay un ciervo mal conservado, con grandes astas típicamente esquemáticas, formadas por dos líneas vertica­les paralelas de las que surgen cortos trazos ho­rizontales y paralelos conformando los candiles. En el extremo superior derecho del panel, hay otro ciervo similar al anterior.

Las pinturas han sido realizadas en tintas planas y en trazo lineal. Las figuras parecen corresponder a un mo­mento tardío del estilo levantino, dada la pre­sencia de ciervos esquemáticos y de una posible escena de domesticación, por lo que son encua­drables en un momento evolucionado del Neo­lítico o incluso del Calcolítico (5000-4000 años antes del presente). Información sacada del Parque Cultural de Albarracin.

 


                     Cazadores del Navazo

Albarracín

En el abrigo aparece un friso corrido donde se han representado varias figuras grabadas. De izquierda a derecha se aprecia, en primer lugar, un motivo indeterminado, quizás un árbol. Inmediatamente a su derecha aparece una figura humana armada con un escudo circular y sujetando un venablo. A un metro y ocupando un plano más inferior, hay otra figura humana similar a la primera aunque en posición arrodillada y dos pequeños trazos paralelos. Dos metros a la derecha se ha representado una posible alabarda de hoja triangular y una figura humana semejante a las anteriores, aunque con un arco. Además, en el abrigo se han representado cuatro cruciformes, sin duda más recientes que el resto de los motivos.

Los grabados han sido realizados con la técnica de piqueteado en punto y raya.

La cronología de las representaciones no ha sido bien establecida, aunque sin duda son posteriores a las representaciones de estilo levantino. Quizás sean encuadrables en la Edad del Hierro.

Sin duda el grupo más interesante es el situado en el extremo derecho del friso decorado, donde aparece la posible representación de una alabarda en disposición horizontal, con la hoja triangular, unida al enmangue mediante un gollete o collar, y el personaje que se encuentra a su derecha, con el sexo marcado, adornado con un cinturón. Con la mano derecha sujeta un arco y con la otra un objeto impreciso. 

Información sacada del Parque Cultural de Albarracin.


                      Abrigo de Lázaro 

Albarracín

El abrigo fue descubierto por Lázaro Jimé­nez, vecino de Albarracín, en 1986. Fue publi­cado por O. Collado y J. V. Picazo en 1987-1988

 En este abrigo, aparecen dos escenas bien diferenciadas, ambas realizadas en pintura roja. En la primera escena, aparecen dos arqueros lu­chando, uno de los cuales presenta una suerte de maza. En la segunda escena, aparece un ar­quero con las piernas flexionadas y un tosco cuadrúpedo, tal vez un bóvido o un équido, con las patas replegadas. En la parte izquierda del friso, hay un pequeño antropomorfo de tipo es­quemático, parcialmente conservado.

Los antropomorfos han sido realizados con trazos lineales, mientras que el cuadrúpedo ha sido realizado con tintas planas.

Posiblemente las pinturas son neolíticas (7000-4500 años antes del presente).

Información sacada del Parque Cultural de Albarracin.

 

 


                      Cocinilla del Obispo

Albarracín

El yacimiento fue publicado en 1892 por E. Marconell. Una vez descubiertas varias estacio­nes de arte levantino, es investigado y publi­cado por H. Breuil y por J. Cabré, en 1911. En el estudio realizado por F. Piñón, en 1982, se publican nuevas representaciones.

 Es uno de los abrigos más sobresalientes de Albarracín. Las figuras aparecen en un gran panel de 5,7 m de longitud por 2,40 - 1,35 m de altura. Las representaciones se distribuyen en tres zonas. En la primera, situada en el ex­tremo izquierdo, aparecen cinco toros de gran tamaño, cuatro de los cuales son anaranjados y el otro es negro, así como un caballo en negro. Sobre la panza de uno de los bóvidos, se ha re­alizado un signo rectangular compartimentado en tres, de color negro. En el centro del panel, aparece un toro aislado en posición rampante, de color pardo-rojizo, repintado sobre un toro de color blanco anterior, apenas visible. Por úl­timo, en el extremo derecho, son perceptibles dos figuras de toros (uno de color anaranjado en el plano superior y uno blanco en el inferior, parcialmente superpuesto al anterior) y una manchita de pintura.

Las figuras han sido realizadas en tintas pla­nas, apareciendo tres de ellas contorneadas por una fina línea grabada (excepto una, en trazo lineal simple).

Se ha señalado la existencia de cuatro fases o momentos decorativos, atendiendo esencial­mente a las superposiciones y a cuestiones de índole cromática, aunque seguramente realiza­das en un breve espacio de tiempo. Son atribui­bles a un Neolítico antiguo (7000-6000 años antes del presente). Información sacada del Parque Cultural de Albarracin.

 


              Abrigo de las Figuras Diversas

Albarracín

Este abrigo fue descubierto en 1971 por el matrimonio alemán Kart y Elfriede Heidelauf. El arqueólogo Martín Almagro lo publica en 1974.

 Presenta un único panel de pinturas, de 50 cm de altura por 30 cm de anchura. En la parte superior, aparece la figura de un ciervo com­pleto de color rojo. Inmediatamente por debajo, se aprecia un bóvido negro, a la izquierda del cual hay un estilizado antropomorfo, en el mismo color. Por debajo, hay dos figuras de color anaranjado, un cáprido y un antropo­morfo con representación del sexo.

En los motivos representados, se han utili­zado las tintas planas y la pintura lineal.

En el abrigo, aparecen tanto figuras de ani­males, con las representaciones de un ciervo, un bóvido y un cáprido, como antropomorfos, con dos ejemplares muy diferentes entre sí. Probablemente, las pinturas se han reali­zado en el neolítico (7000-4500 años antes del presente). Información sacada del Parque Cultural de Albarracin.

 


                   Medio del medio Caballo

Albarracín

El yacimiento fue localizado por el matri­monio alemán Kart y Elfriede Heidelauf en 1971, aunque la primera publicación sobre el mismo fue realizada por M. Almagro en 1974. Posteriormente, se realizaron varios estudios, hallándose nuevas representaciones.

Sin duda alguna presenta el conjunto ru­pestre más importante del camino del arras­tradero. Tiene 7 paneles donde se han cata­logado hasta 43 figuras reconocibles, y 23 restos inidentificables o dudosos. Las repre­sentaciones se han realizado en diferentes co­lores: varias tonalidades de rojo, blanco y ne­gro. Aparecen caballos, cérvidos, bóvidos, cápridos y antropomorfos, generalmente ar­queros. Además, en el suelo de la parte dere­cha del abrigo, se han representado tres cír­culos grabados.

Las pinturas se han realizado generalmente en tintas planas, aunque aparecen también pinturas en trazo lineal. Los grabados han sido realizados tanto con la técnica del repiqueteado, como de surco profundo con sección en “U”.

Posiblemente, las representaciones fueron realizadas en distintos momentos del neolítico (7000-4500 años antes del presente). Se han identificado tres momentos figurativos diferentes. El más antiguo estaría representado por los grandes bóvidos en negro, el segundo por los équidos y los antropomorfos, y el último por los cérvidos.

Información sacada del Parque Cultural de Albarracin.


                         Dos Caballos

Albarracín

El abrigo fue descubierto en 1971 por el matrimonio alemán Kart y Elfriede Heidelauf. Y publicado por el investigador Martín Almagro en 1974.

En este abrigo existe un panel pintado, de 1,5m de altura por 3m de anchura, y se han re­presentado cinco figuras –en tonos rojizos–, de las que sólo tres resultan identificables. En el centro del panel, aparecen dos caballos super­puestos, en los que tan solo varía la posición de la cabeza. A su izquierda, hay un posible jabalí en tono muy desvaído. Por debajo y a la dere­cha de las figuras anteriores, se observan un ca­ballo y un motivo mal conservado.

Las pinturas se han realizado mediante el silueteado de las figuras que, posteriormente, han sido rellenadas de color mediante la técnica de la tinta plana.

En el abrigo aparecen, únicamente, repre­sentaciones de animales, en concreto équidos y un posible jabalí.

Pertenece al Neolítico antiguo (en torno a 8000 años antes del presente).

Información sacada del Parque Cultural de Albarracin.



           Arquero de los Callejones Cerrados

Albarracín

Este abrigo fue descubierto por D. Martín Almagro, quien publicó un primer estudio en 1953. Con posterioridad se catalogaron nuevas representaciones, fundamentalmente por parte de O. Collado.

El abrigo presenta un friso de 9 metros de anchura donde se han representado varias figuras en tres paneles distintos, aunque el si­tuado en el extremo derecho –con varios an­tropomorfos y cuadrúpedos– es apenas per­ceptible. Hacia el centro del abrigo, se encuentra la representación de un arquero en color violáceo oscuro. En el extremo izquierdo del abrigo se ha figurado un antropomorfo filiforme en color pardo-rojizo.

Se ha empleado la pintura lineal y las tintas planas.

Las pinturas probablemente sean de la época neolítica (7000-4500 años antes del pre­sente).

Información sacada del Parque Cultural de Albarracin.



           Replica Cueva de Altamira (Museo)

Santillana del Mar

(Estaba prohibido hacer fotos)

La cueva de Altamira alberga una de las manifestaciones artísticas más extraordinarias del arte paleolítico. Se encuentra en lo alto de una colina en el municipio de Santillana del Mar (Cantabria) desde donde se puede contemplar el paisaje montañoso de la Cordillera Cantábrica y las suaves colinas del litoral.

Se trata de una cueva de dimensiones reducidas pero que en época Paleolítica contaba con una amplia zona vestibular donde se desarrollaba la vida cotidiana de los grupos de cazadores recolectores. Un desprendimiento clausuró este espacio hace 13.000 años e imposibilitó el acceso a la cueva hasta su descubrimiento para la sociedad contemporánea en el siglo XIX. Los desprendimientos fueron habituales durante la Prehistoria y hasta los años treinta del siglo XX debido a las características geológicas de la cueva; desde entonces se han llevado a cabo acciones para la conservación de la cueva y el patrimonio que alberga.

Marcelino Sanz de Sautuola fue el descubridor de las pinturas y quien puso de manifiesto su excepcional valor en 1879. La espectacularidad de las pinturas implicaba el reconocimiento de la capacidad y destreza artística de nuestros antepasados paleolíticos; era la primera vez que se atribuía esta habilidad a las gentes de la Prehistoria. La comunidad científica, sin embargo, no aceptó la originalidad de las pinturas hasta 1902 (después de que se produjeran) tras los descubrimientos de algunas cuevas con

arte rupestre paleolítico en Francia.

Desde entonces la cueva de Altamira se ha convertido en un icono para la sociedad, un lugar donde descubrir el inicio de nuestra historia a través de una de las más extraordinarias creaciones artísticas, el primer arte de la Humanidad.

Sin embargo, la fragilidad del arte rupestre ha hecho que desde el principio existieran riesgos para la conservación de las pinturas. Por un lado la estructura geológica de la cueva y por otro, la alta presencia de visitantes, llegando a los 170.000 anuales en los años 70, hizo temer su preservación.

En 1979 se produce el primer cierre de la cueva y ese mismo año se crea el Museo Nacional y Centro de Investigación Altamira encargado de la conservación, investigación y difusión de la cueva. Se trata de un Museo de titularidad estatal dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

En 1982 se reabre la cueva con un régimen de visitas restringido a 8.500 visitantes anuales. Desde 2002, la cueva se encuentra nuevamente cerrada al público. En la actualidad se está desarrollando a cabo un programa de investigación que determinará la posibilidad de establecer un régimen de visitas que no afecte la conservación del arte de Altamira.

La cueva de Altamira desde 1985 está inscrita en la Lista Mundial de Patrimonio respaldada por Unesco. En 2008 se incluyeron en la lista y como ampliación de la categoría de Altamira otras 17 cuevas del norte de España y aparece en la Lista como La cueva de Altamira y el arte rupestre paleolítico del norte de España.

Información sacada de www.cuevasturisticas.es


                     Dólmenes visitados

Gorafe

El subgrupo de las Hoyas del Conquín Alto engloba los dólmenes 132, 133, 134 y 239. En el aparcamiento habilitado junto a la carretera provincial GR-6100, se puede ver a la izquierda una pequeña era y, al pie de ella, el dolmen 135. Se trata de un sepulcro de planta pentagonal de 1,50 m de longitud x 1,00 m de anchura y una altura conservada de 1,00 m. El hallazgo de mayor interés en este dolmen es un fragmento del pie de una copa argárica (indica la pervivencia de estas costumbres funerarias en épocas posteriores). También se localizaron restos humanos correspondientes a ocho individuos. Continuando por el camino que asciende a la majadilla de la ladera, en el punto topográfico más elevado se localiza el dolmen 134, el más espectacular de los existentes en las necrópolis vinculadas al poblado de las Hoyas del Conquín. Se trata de un gran sepulcro de planta trapezoidal de 3,85 m de longitud x 2,60 m de anchura y una altura conservada de 2,20 m. Su interés reside en el esfuerzo realizado para su construcción pues a las grandes dimensiones de los bloques empleados hay que sumar el hecho de estar excavado en un afloramiento de roca caliza. En 1868 fue estudiado por M. Góngora con el nombre de Dolmen de las Ascensías (de su interior este investigador recuperó un cráneo). Excavaciones posteriores aportaron algunos materiales más: un punzón de hueso, restos de un puñal de cobre y algunos fragmentos de vasos cerámicos.

En dirección norte el sendero continúa hacia el dolmen 133. Se trata de un sepulcro pentagonal, muy regular y simétrico en sus componentes, de 1,65 m de longitud x 1,65 m de anchura y una altura conservada de 0,90 m. En las excavaciones de Siret aparecieron algunos restos humanos y fragmentos de sílex y cerámica. En el transcurso de las investigaciones realizadas por García Sánchez y Spahni se descubrieron restos humanos correspondientes a un adulto y dos niños y varias cuentas de collar cilíndricas realizadas en hueso pertenecientes a alguno de ellos. Hacia el norte y apenas distante unos 20 metros se ubica el dolmen 132. Se trata de un sepulcro pentagonal, de 1,70 m de longitud x 1,40 m de anchura, cuya singularidad reside en presentar un corredor muy largo (1,85 x 0,50 m). En las excavaciones de García Sánchez y Spahni se documentaron restos humanos correspondientes a dos individuos adultos, así como una concha. Al final del sendero se localiza el dolmen 239. Se trata de un sepulcro de corredor pentagonal simple de 1,56 m de longitud x 1,62 m de anchura y una altura conservada de 1,42 m. En su interior apareció un cuenco semiesférico pequeño muy fragmentado, restos de un segundo y dos puntas de flecha (una con pedúnculo y aletas y otra romboidal).

El subgrupo de las Hoyas del Conquín Bajo se sitúa en el lado opuesto de la carretera. Señalado por una balaustrada de madera, surge el sendero que recorre dos terrazas enlazadas desde el punto de vista del relieve: la superior forma parte de la ladera que conecta la llanura y el fondo del río y la inferior es propiamente de naturaleza fluvial, formada con materiales de arrastre y aluviones. El primer dolmen es el 137. Se trata de un sepulcro pentagonal ligeramente alargado de 1,60 m de longitud x 1,30 m de anchura y una altura conservada de 1,35 m. Siret descubrió en él tan solo algunos fragmentos de huesos humanos y de cerámica. A continuación se sitúa el dolmen 138. Se trata de un sepulcro pentagonal ligeramente alargado de 1,70 m de longitud x 1,35 m de anchura y una altura conservada de 1,35 m. Siret descubrió algunos restos humanos, fragmentos de un hacha pulimentada y de vasos cerámicos. También encontró una cuenta de concha empleada como colgante (dentalium). A unos 50 metros se localiza el dolmen 139. Parcialmente destruido por la fuerte erosión de la zona, se reconstruyó a su forma originaria. Se trata de un pequeño dolmen de planta pentagonal en cuyo interior se localizaron algunos fragmentos de huesos humanos. Una descripción casi idéntica se puede aplicar al dolmen 140. Al finalizar el sendero se alcanza la desembocadura del río, el punto más pintoresco ya que se trata de un espolón rocoso con impresionantes vistas sobre el río. En este lugar se ubica el dolmen 141 excavado en un promontorio constituido por un afloramiento de caliza. Se trata de un gran sepulcro de planta trapezoidal de 2,20 m de longitud x 1,50 m de anchura y una altura conservada de 1,60 m (su conservación no es muy buena debido a la erosión que ha afectado al corredor). En sus excavaciones Siret descubrió en su interior un hacha votiva pulimentada, diez puntas de flecha, ocho cuchillos y otros fragmentos de sílex, dos punzones de marfil, un cilindro de hueso con ornamentos esculpidos, el fragmento de un hacha de cobre, restos de cinco vasos cerámicos y algunos huesos de animales. Entre los restos humanos identificó a once individuos. Su posición en el valle indica cuales eran los terrenos adscritos a la zona sur del poblado de las Hoyas del Conquín.

Información de Arqueomas.

Otiñar

Descripción: rodeado de imponentes farallones calizos el Valle de Otiñar posee, desde el norte, tres accesos difíciles y con barreras físicas y simbólicas construidas por los habitantes del poblado minero de la Edad del Cobre que se asentó en el Cerro Veleta (elevación que domina el paso principal). Dedicada a la explotación de las abundantes vetas de sílex del valle, esta aldea contaba con una muralla de unos 200 m de longitud, 10 m de grosor y 4 m de altura, ataludada al exterior y reforzada con bastiones. Frente a ella, extramuros, y en el propio collado donde se enclava, se ubica una necrópolis dolménica que, además de dar cobijo a los muertos, debía servir para proteger al poblado. Esta necrópolis está compuesta por diversas estructuras tumulares, aunque la construcción más conocida es precisamente aquella en la que la desaparición del túmulo permite ver la estructura de la cámara rectangular compuesta por seis ortostatos y una losa de cubierta hoy muy deteriorada.

Información de Arqueomas.

      Pinturas por visitar en la provincia de Jaén

                     "Sierra Sur de Jaén"

Barranco de Toril - Abrigo de Mingo - Cueva de los Molinos - Poyo de los Machos - Abrigo del Almendro - Cueva del Río Frío - Abrigo de la Diosa - Poyo de Bernabé - Abrigo de las Palomas - Abrigo de los Cañones - Abrigos del Canjorro - Peña de Castro Oeste - Peña de Castro Este - Peña de Castro Norte - Peña de la Salada, Abrigo del Zumbel, Abrigo Fuente de la Peña, Abrigo del Cerro de la Llana, Abrigo de la Mella, Peña del Gorrión, Cuatro Picos, La Imora, Vegas Altas del Quiebrajano, Barranco de la Tinaja, Abrigo de la Cantera, Cueva del Plato, Cueva de la Higuera, Cerro Veleta, Abrigo del Vítor, Abrigos del Cerro del Frontón, Abrigo del Contadero, Poyo del Ventorrillo.

                         "Sierra Morena"

Barranco de la Niebla - Abrigo del Hornillo - Abrigo de Los Escolares - Cueva de la Felicita - Garganta de la Hoz - La Bañuela, Los Guindos, Nava el Sach, Barranco del Bú.

          "Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas"

Abrigo de la Cañada de la Cruz, Cueva del Engarbo, Abrigo de la Tinada del Ciervo, Abrigo del rio Frio, Cueva del Gitano, Santiago Pontones, Abrigo del Melgar, Cueva del Encajero, Abrigo del Arroyo de Tiscar, Abrigo de Manolo Vallejo.

                 "Comarca de Sierra Mágina"

Cueva de la Arena, Abrigo de la Serrezuela de Bedmar, Abrigos de la Golondrina, Abrigos del Tío Serafín, Abrigos del Aznaitín de Torres, Cueva del Morrón, Abrigo del Puerto, Abrigo de Peña Grajera, Abrigo de la Pedriza, Abrigo de la Serrezuela de Pegalajar, Abrigo del Castillo de Albanchez.

      "Abrigos del núcleo Subbéticos Occidental"

Abrigo de Peñas Rubias, Pecho de la Fuente.

                    "Sierra de Montillana"

Abrigos de Navalcán